6 nov. 2010

“El mejor trabajo del mundo”

Ayer, como cada viernes, era día de limpieza general y repostería, así que mandé a los pequeños gremlins a casa de mi mamá para poder limpiar y que la casa se mantuviera decente al menos un par de horas; además, me puse a hacer las “magdalenas de chocolate” que tanto les gustan a los chaparritos, a ambos; dicho sea de paso, ésta receta nueva de quequitos de chocolate, muy laboriosa pero muy concentrada, es tan buena, que en verdad no necesitas nada de betún ni adornos porque el panecito es como estar mordiendo un vil chocolate… y las rellené con unas ricas glorias de Linares,así que quedaron… mmm… Risa a carcajadas

Bueno, éso hice ayer, y como llegaron tarde en la noche, no hicieron desbarajuste en la casa… hasta hoy… No sé

Angela amaneció enfermita, así que le preparé su desayuno favorito: huevos con primavera y limón, acompañados de catsup a un lado, leche blanca y magdalenas de chocolate!!! DSC00475

Y por supuesto que la cama terminó llena de catsup, betún y  migajas, apoco creen que no, pero mi chaparrita se sentía mejor y éso es lo importante.

Luego me puse a hacer algunas cosas en la computadora y la enferma se sentía mejor, por lo que decidió llevarle a su vez el desayuno a su hermanito, y así fue como terminó el piso con un caminito de palomitas y más chocolate, y un montón de hojas y libros tirados al final:

DSC00476DSC00479

Y así se la pasaron todo el día, destrozando y ensuciando aquí y allá.

Sé que muchas personas no comprenden el porqué aún habemos esposas/mamás que elegimos estar en casa, cuando no tienes sueldo, no hay aguinaldo, días de descanso, horas de salida, por más que te afanas nunca logras los resultados de limpieza y orden esperados, no hay incapacidades si te enfermas, y vienes a hacer el trabajo de “n” cantidad de profesiones diariamente: psicóloga, niñera, enfermera, sirvienta, jardinera, cocinera, maestra, veterinaria, estilista, decoradora, secretaria, caza vampiros, etc… A algunos les sonará absurdo que no esté en una empresa laborando y pueda con ése sueldo extra pagar una guardería y una muchacha, pero cuando veo las noticias, tanta carencia de valores y familias destruidas, estoy más segura que nunca de haber tomado la decisión correcta, y hoy por la noche, cuando Angela estaba metida en las cobijas y le pregunté: “Porqué te escondes? Tienes frío?”, me contestó: “no, es que le tengo miedo a los mostros”, y le dije: “pero no te preocupes, aquí estoy yo, ya sabes que no voy a dejar que ningún mostro te haga daño, siempre voy a estar a tu lado”, salió de en medio de las cobijas y me dijo: “eres la mejor mami de todo el mundo!”. Y confirmé que ningún otro trabajo me ofrecerá mayor satisfacción.

Y ése caminito de palomitas, esas manitas de chocolate en la pantalla, el que mi marido saliendo del trabajo se venga directo a la casa porque quiere pasar tiempo conmigo y con los niños, son mi mejor recompensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario