6 abr. 2015

Las bellezas de Linares

Hace mucho tiempo tenía el deseo de compartir un poco de lo bonito que es el municipio de Linares, N.L., un lugar que parece detenido en la época en que las personas eran más amistosas, leales, felices, trabajadoras, en fin, te lo contaré en imágenes:

Antes que nada, déjame decirte que en el camino a Linares, por la carretera Nacional yendo desde Monterrey, una parada obligatoria son los tacos Isidro’s, en El Cercado, N.L., frente a Banorte, tomando el retornito de adelante del banco, y luego luego antes de la entrada a la Presa. Éstos tacos son una tradición, desde 1980, y no creo haber probado mejores EN MI VIDA, y mira que yo soy de buen diente y muy curiosa. Olvídate de restaurantes que venden tacos!!! Éstos, son los mejores!

El precio es de $11 parejo, tacos y sodas, con una variedad de como 40 guisos, necesitas probarlos todos!

En el camino a Linares puedes deleitarte además con el dulce aroma de los jazmines, la fragancia es abrumadora por la mañana, disfruta el paisaje, apaga el aire del auto, y baja las ventanas.

Pasando Hualahuises, en la mera entrada a Linares, hay una pintoresca tiendita que es como una joya: todo para la pesca, el camping, botanas, bebidas, y productos que ni te imaginas, nacionales e importados, y los precios no son más caros que los de las grandes tiendas de autoservicio, increíble, no? Te debo el nombre, pero se trata de una cabañita de madera en la mera mera entrada.

Aquí en la última imagen puedes ver la entrada a la tiendita, por cierto, éste chocolate me lo compré ahí, es una delicia para los amantes del coco y del chocolate, como yo.

El parque recreativo El Nogalar es un área para descansar y refrescarse, los niños lo disfrutaron muchísimo, y yo también. Lleva tu picnic y disfrútalo, muy cerca del centro del pueblo, a escasos 2.5 km. No nos cobraron la entrada, y las cosas que puedes comprar adentro, son una ganga, ya sabes, aguas, duritos, chetos, etc. (pista: no más de 5 pesos)

Yo me llevé mi soda Peñafiel twist limón, tengo una adicción con ésta soda, jijiji. Si quieres un durito preparado, cuestan 5 pesos, incluyen hasta frijoles, yo lo pedí acá, versión moderada, por aquello de la conciencia y de mis negras intenciones de comer más cosas en el pueblo.

Y no podía fallar, el paquetito de empanaditas de leche quemada, a $12, con 4 piezas

La primer cena la hicimos en un restaurancito llamado “Mi patio”, donde venden carnitas asadas y antojitos. Junto con las salsitas te ponen como botana unas tostadas al comal y unas gorditas caseras, que no quiero describirte, porque no tengo adjetivos.

La comida está muy bien servida, para que disfrutes agusto. Yo pedí unas tostadas de Sirloin, que tuestan ahí mismo las tortillas en la parrilla, la carne está suavecita y muy deliciosa, y las salsas son una delicia.

Para tomar el postre, fuimos al Rincón de las Delicias, en el centro, frente a Kiosko y la plaza. Una gran variedad de extractos y concentrados para hacerte malteadas, smoothies, y muchas novedades más.

Los señores se juntan a tomar su cafecito y platicar, un ambiente familiar y relajante, solo porque tenía la intención de compartirte ésto saqué mi celular, pero al venir a éste lugar hay que desconectarse de lo mundano de nuestro diario vivir y dejarse llevar por la paz de una vida simple.

Por la mañana, fuimos a los tacos del primo, “El Primo” – en éstos municipios sureños, no olvides llamar primo a tus anfitriones-, que ofrecen carnita asada, barbacoa y molleja exclusivamente, te los sirven con copia, o sea doble tortilla, las salsas están mega-deli y las tortillas no las fríen, sino que están supersuavecitas y light. Es un localito estrecho, pero con bastante buena atención, como lo hacen todos en Linares.

La botica Morelos, también el centro de la ciudad, es una botica real, pero con una arquitectura muy mexicana. Vale la pena descubrir y apreciar tanto la belleza de su contrucción, como el arte de la preparación de medicamentos al estilo tradicional.

El Museo de Linares está en la misma cuadra, y pudimos apreciar una exposición fotográfica, así como un paseo a través del tiempo en otra hermosa exposición que comienza con historia arqueológica, México prehispánico, época colonial y así nos lleva hasta el tiempo actual.

Y por supuesto, el orgullo de la comunidad, Los Cadetes de Linares, a través de su música y su carrera artística.

Es un pequeño lugar, con mucho para admirar

Otra cosa que no puedes dejar de probar son las pizzas y los antojos en El Rincón de las Delicias!

¿Y ya se te antojó visitar Linares?