1 dic. 2010

Adiós al Maratón Monterrey 2010

Faltan escasos 11 días, y mi lesión no alcanzó a sanar, por el contrario, hoy no pude terminar ni siquiera 3kms cuando tuve que suspender por completo mi intento de regreso a la pista.

¿Coraje? ¿Frustración? ¿Desesperanza? No exactamente, pero si: duele mucho en el alma el perderte un evento para el que te esfuerzas mucho y entrenas física y mentalmente durante meses completos, pero tampoco es como si fuera mi mayor objetivo en la vida: el chiste es no perder la objetividad… pero como quiera, duele.

Éste maratón tenía un especial significado, pensaba dedicarle la medalla a mi esposo luego de sobrevivir a su infarto y 2 cirugías éste año, es esa parte la que me pega, porque a final de cuentas vivo para disfrutar mis obligaciones lo mismo que mis pasatiempos, y no quiero ni puedo permitirme caer en la depre luego de que lo importante es estar sanos, vivos y ser feliz con lo que se tiene:ya vendrán tiempos mejores, y si Dios quiere, el próximo año haré la distancia, sea en una carrera oficial,o no.

Y tampoco debería estar tan apachurrada, cómo si no hubiese sido un maratón el parto en febrero, totalmente natural, libre de anestesias y analgesias… y luego el maratón que me aventé desde septiembre hasta junio, con mi marido hospitalizado y entre la vida y la muerte en más de 2 ocasiones… y las jornadas de decoración de quequitos!… ¿Quieren más, o les guiso un huevo?

Bueno, ya ni llorar es bueno, ya me desahogué, pataleé, me culpé y exculpé, y lo que prosigue es seguir las recomendaciones y tomar los medicamentos para poder estar más que bien en enero, y comenzar una nueva aventurita Ligón

Ya verá ése payaso quién carga a quién Enfadado

1 comentario:

  1. Tú lo has dicho, llevas varios maratones en el año, no serán corriendo pero tienen un valor mucho más grande.
    Seguro que da coraje no poder hacer algo que disfrutas y para lo que te preparaste pero ya lo lograrás nuevamente.
    Voy para Monterrey a correr ese maratón tan hermoso y ten por seguro, aunque no sirve para nada en tu lesión, que habrá muchos momentos, sobre todo los difíciles, en que te recuerde como mujer, esposa y madre, fuerte y luchona que eres.
    Si ya pudiste con toda la carga del 2010, qué te dura una lesión. Ánimo!

    ResponderEliminar