30 ene. 2011

Un cumpleaños muy peculiar

Pues andaba aquí en la ciudad un señor muy simpático proveniente de Vancouver, Joseph Gilland, y coincidió en que era su cumpleaños y como a los mexicanos les encanta cualquier pretexto para hacer borlote, pues le organizaron una carnita asada en la casa de la directora de la carrera de animación del tec Fiesta

Lo mismo alumnos que maestros, todos conbebiendo muy agusto, con la diferencia que a los chavos de hoy 2 ampolletas se les suben, les dan cruda y los hacen vomitar, qué risa! Risa a carcajadas

Estuvimos presentes, como la coca cola, y llevé los cupcakes de ositos en el mar, y resulta que éste señor que les platiqué es experto en animación de agua, el que se encargó de los efectos de la película de lilo y stitch, y alguien le sacó la forma a una de las ositas a lilo, y ahí estuvieron tomándole no sé cuántas fotos, yo ni sabía.

Bueno, y les comento que en toda fiesta en San Pedro que se precia de ser buena, siempre encontrarán una rosca típica de la Caty, cosa que me da mucho gusto porque Doña Caty, su esposo, y sus 3 hijos son bien chambeadores y tienen muchos años conservando la calidad y no se han vendido gacho ni perdido la identidad. Les comento muy orgullosa que estuve en la secundaria con Armando y con más razón como que le tengo un cariñito especial a las rosquitas de mantequilla y chocolate. Si quieren un buen pastelito, la Caty tiene pasteles ricos y sin pretensiones, si quieren una nacada, vayan a las pastelerías que salen en la tv y los panorámicos, a que los traten como números y les vendan manteca endulzada.

Bueno, aquí les paso un collage de fotos, la mayoría tomadas por Angela, a la que éstos majaderos agarraron de su fotógrafa oficial, pero bien que le encanta a la mugrosilla.

Y por cierto, cuando ya se estaba acabando el ambiente, vimos un ovni sobrevolando San Pedro, bien chistoso, muy brillante y amarillo, medio con forma de Jelly bean, iba muy rápido hacia el norte, luego giró al este y se fué derecho, y se detuvo un rato, y luego se empezó a desaparecer en el horizonte. Ninguna cámara de las que había ahí pudo captarlo, pero habemos testigos, lo malo es que como todos los testigos estaban borrachos, ninguno puede tomarse en serio.

Y no se ustedes, pero ya se dieron cuenta que en todas las fiestecillas se ponen a cantar con rebozante enjundia la cancioncilla de Kalimba de “en el centro del planeta, shalalalala shalalalala, olvidado en la banqueta…”? El escándalo le revivió la fama que nunca tuvo, supongo. La canción está padre, yo siempre fui fan del Cirilo.

Y me voy retirando, ya se me está haciendo tardísimo. Pendientes, más cupcakes y fiestas por venir en los próximos días Guiño

No hay comentarios:

Publicar un comentario