29 ene. 2012

La historia detrás del cupcake

Uno de mis libros favoritos está incluido en la Biblia, se llama Eclesiastés. En una docena de capítulos encuentras absolutamente todos los principios que se requieren para llevar una vida feliz. Cuando te das cuenta de que lo material es pasajero, y aprendes a verlo como instrumentos para disfrutar tu vida, y no como una obsesión por acumular mas que los demás, la perspectiva cambia, y tus prioridades también.

La parte que más me gusta es la que dice que disfrutes la vida con tu pareja, y que te goces en el trabajo que realizas. Creo que también es un proverbio chino el que dice que si te dedicas a lo que te gusta, no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.

Y aplicando ésa filosofía a mi vida me dedico a los que amo y a lo que me gusta. Aunque no tenga un palacio, medio trato de hacer de mi casa un hogar, al menos que haya comida calentita y con buen sazón, divertirme con mis hijos, disfrutar mi vida conyugal, y en mi tiempo libre, por decirlo así, me gusta hornear y decorar, porque adoro ver a mi chaparrito comerse sus cupcakes con singular felicidad y adoro cuando mi chaparrita dice: “mami, tu haces los mejores pastelillos del mundo!” Y ésa es mi razón para sorprenderlos cada semana con pastelitos suavecitos y decoraciones hermosas.

107_3548105_3339

Cada semana trato de sacar algún diseño novedoso, algunos medio se pueden imaginar que conlleva mucho trabajo, por mas sencillo que se vea el diseño, pero para aquellos que no lo saben, voy a describirles algo sobre mi más reciente proyecto, los cupcakes fashionistas, para que puedan capturar un poco de lo que hay detrás, y quizá hasta emocionarse como yo lo hago durante el proceso.

108_3750

Ok, aquí va un poco de la historia.

Comenzando con el panecillo. Tengo unas recetas básicas, hechas desde 0, con las que trabajo los pastelillos, donde para hacer distintos sabores solo hay que agregar ralladuras, extractos, purés de distintas frutas y sabores para hacer el cambio. En éste caso, fueron de vainilla.

Los ingredientes los compro en distintas tiendas, como HEB, Walmart y Costco. ¿Cuáles y porqué? La mantequilla grado AA, extracto de vainilla puro y orgánico, harina extrafina, etc. Me gusta controlar y saber perfectamente lo que estoy utilizando, mis principales comensales son mis hijos, por lo que quiero estar segura de que mis ingredientes tienen la mejor calidad. Mi pasión por los cupcakes no incluye la idea de hacer negocio y hacerme rica comprando baratijas y vendiendo productos a precio gourmet.

Entonces, hablamos de que me echo la vuelta a 3 tiendas para surtir los ingredientes del panecillo.

El relleno fue de leche quemada y mermelada de fresa. La leche la “quemo” en la olla de presión, así sale un poco menos caro que comprarla ya quemada, y es La Lechera, no imitaciones, porque la consistencia,el color y el sabor si son distintos con otras marcas. Para rellenar los del dulce de leche tengo que abrir el cupcake, rellenarlo y volverlo a cerrar. La mermelada es más rápida, pues me ayudo de una pistola con la que siempre se deposita la misma cantidad. La mía ya tronó, así que tuve que comprarme otra éste fin de semana.

¿Y qué encontré en mi alacena? Caramelos suaves, gomitas de schnauzer que traje en mi última vuelta a McAllen, perlas doradas, plateadas y nacaradas, azúcar glass, roll ups y glitter comestible.

Para aterrizar la idea revisé varias revistas de moda, navegué por varios sitios de internet, hojeé mis libros de decoración, y luego hice unos sketches en mi libreta de dibujo. A los dibujos les pongo entonces unas flechitas indicando qué tipo de decoración necesitan (por ejemplo: fondant negro, gomas, perlas, etc). Luego, hice la lista de lo que necesitaba para terminar los diseños, en éste caso: perlas de colores, dust (polvo comestible para pintar), esténciles, fondant y betunes.

De ahí me lanzo a una tienda de materias primas en el centrito, y conseguí lo que me faltaba, y más o menos empecé a trabajar en hacer las decoraciones unos 3 ó 4 días antes de armar los cupcakes.

108_3744108_3746108_3748

He visto, y admiro, el trabajo de algunas decoradoras que hacen bolsitas verdaderamente realistas, pero son hechas con fondant o gum paste, pero el gum paste no es comestible, y el fondant de figuritas una vez endurecido no sabe tan rico, como el caramelo suave, por lo que prefiero trabajar con caramelos suaves.

Así que empecé a hacer las bolsitas muy al estilo polly pocket desde el lunes o martes. Son 100% hechas con los dedos, les di la forma tal y como lo harías con arcilla, y les pegué algunos detalles para que se vieran vistosas.

108_3756Preparé fondant blanco de vainilla, tenía un fondant rosa y celeste de fresa, y preparé fondant café y negro de chocolate. Esto me tomó otro día de trabajo, pero el resultado vale la pena. Para hacer los aretes utilicé fondant café y negro, perlas de colores, y semillas de girasol confitadas que se consiguen en línea de tiendas especializadas en Estados Unidos.

108_3758El juego de perlas con collar, pulsera y aretes fue de lo más sencillo, aquí no creo que requiera mucha explicación. Siempre me resulta conveniente tener algunos “comodines” entre mis diseños, para que me quiten la carga de tiempo, y equilibren el resultado final. Además, aunque sencillos, descansan sobre un ganache de chocolate muy delicioso.

108_3767Los símbolos de Louis Vuitton: obviamente, quienes usan, compran y se visten fashion a diario tienen bien grabados éstas imágenes, para los que no, tenemos que hacer labor de investigación. Mi idea original era hacer unos esténciles y pintar las imágenes con dust sobre fondant blanco, o sea, ¿cómo? Así es. Muchas veces en mi libreta y mi cabeza tengo una idea, pero al tratar de hacerla y no salirme, tengo que improvisar, y éste es uno de ésos casos. Los esténciles quedaron muy grandes, así que mejor usé los insertos del esténcil como referencia para cortar figuras de fondant rosa y celeste, y como tenía mucho fondant café y poco fondant blanco, preferí hacer ésta combinación.

Los esténciles los hago ayudándome de mi nueva cortadora electrónica que compré en USA y unos plásticos especiales que traje de Michael´s y Hobby Lobby, con el uso de imágenes que busco y encuentro por medio de google, en formato png y svg, y las descargo en la computadora, las modifico con un editor de imágenes, las grabo en .studio y ya quedan listas para usar. O sea, mucha chamba virtual.

108_3772El logo de Chanel es definitivamente uno de mis favoritos, y el proceso fue prácticamente el mismo. En la imagen pueden observar el inserto plástico, los 3 distintos cortadores (el de galletas, el de masa y el de papel), y el fondant. Amasas el fondant, hacer los cortes grandes con el cortador de masa de rueda liso, luego los detalles con el exacto de punta fina, y por último, se insertan perlas plateadas por toda la figura. Con el cortador de galletas se corta el fondant blanco, y se realizan unos trazos en cuadrícula con la ayuda de un instrumentillo sin filo presionando suavemente para no partir el glaseado. Luego solo se pega el símbolo con un poco de agua.

108_3773

108_3776Volviendo a los esténciles, el del logo de Louis Vuitton si lo utilicé para “pintar” sobre el fondant, tanto el blanco como el negro. Para éste proceso sólo se requiere un medio que ayude a “pegar” el dust o el glitter, usualmente utilizo vodka. El resultado me encantó!

 

108_3786

Otro comodín: el perrito de Ferrioni. Con un poco de buttercream en el fondo, un marco hecho con azúcar negra y una gomita de licorice, y todo perfecto, sólo tuve que ponerle su collarcito rojo, y listo!

108_3769

Por último, el cupcake con moño. Preparé el quinto tipo de betún (ya habíamos hablado del normal de vainilla para decoraciones, los 2 fondants y el ganache): royal icing. Con éste, y un esténcil que hice con imágenes minúsculas originales de LV, apliqué el glaseado sobre el fondant, corté cuando secó, y finalmente elaboré un moño con roll up de fresa.

108_3751

¿Les sonó mucho trabajo? Creo que si lo es. Aun aquellos que son sencillos, requieren que salga de compras por tiendas departamentales, de autoservicio, dulcerías y jugueterías; que busque, que planee, que eche a perder algunos y cambie de planes varias veces, hasta que queden bonitos y sabrosos.

Amo que puedas tomar UN (1) cupcake y encontrarle belleza, que tengan una textura suavecita como esponja, que el relleno y el betún complementen una gama de sabor, incluso, me encanta el hecho de que lo veas y no te lo quieras comer. Me encanta hacer decoraciones comestibles de sabores exóticos, como caramelo, fresas con crema, manzana verde, kiwi, licorice, root beer, etc.

Me gusta mucho pasar muchas horas de mi tiempo pensando en qué cosas puedo hacer, ¡ahorita ya tengo tantas ideas para cupcakes futuros!

Ojalá que esta entrada les haya ayudado a ver que no todos los profesionales ofrecen lo mejor de sí, ni todos los amateurs hacen las cosas al aventón. Yo no fui a una escuela especial, no viajé a otro continente, no pretendo hacerme rica y famosa, pero hago con mucho gusto mi chamba de investigar, leer, observar, preguntar, intentar, inventar, y me involucro durante al menos 7 días en cada proyecto para hacer mini obras de arte que mis hijos y mis amigos disfruten tanto como yo.

“No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios.

Así pues, he visto que no hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?”

Eclesiastés 2:24 y 3:22.

2 comentarios:

  1. Te súper entiendo, es muy lindo hacer lo que te gusta... la onda es que, yo también hago pasteles pero sí quisiera (y siempre lo he querido) formar un negocio de ello, pero me he topado que la mayoría de la gente que busca un pastel o cupcake o lo que sea para un evento, no valoran el trabajo y les vale si es pastel de caja o con "mantequilla" de 7 pesos la barra :s o si es un betún de manteca o si usas chocolate 80% azúcar... en fin, sigo con mi idea y no pienso "venderme", tienes razón hay que hacer lo que te gusta y que te haga sentir orgulloso :) ah y también me encanta que mi hijo de 3 me diga que hago los mejores "pastelillos" jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, asi pasa, pero como dices tu, hacer lo que te gusta y estar orgulloso de hacer las cosas bien, aunque no sea valorado muchas veces, te da una paz interior bien agradable, al fin y al cabo, el mejor reconocimiento viene de los niños :D
      saludos y mucha suerte en tu proyecto!

      Eliminar