26 ago. 2013

Un descubrimiento que cambió mi vida

En mi último viajecillo vacacional perdí mi cosmetiquera, la que contiene todo lo básico, lo de uso rudo, lo mejor de tu repertorio de belleza y camuflaje personal. Obvio es que ahí iba parte de mi confianza: mi mejor rímel, mi mejor enchinador de pestañas, mis labiales favoritos, mi base de maquillaje, mi cremita para ojos, etc.

Cuando se te van acabando poco a poco, o es hora de reponerlos –porque tienen “shelf life”, no son eternos, no sean nacas-, pues el gasto es paulatino, es divertido, es motivante, pero saber que tienes que reponer todos tus elementos de batalla en un solo golpe, eso si duele y mortifica.

Mientras, a usar los productos despreciados que habitan en la cosmetiquera mayor y que se quedó en casa, y compruebas porqué los tienes abandonados: son productos que no te satisfacen en textura, en color, en olor, y otras razones, pero que de uno en uno no afecta usarlos en ocasiones esporádicas, pero de pronto, ¿todos los rezagados como diarios y en conjunto? Como que no.

Me propuse reponerlos de a poco, para no desbalancear mis gastos, pero cada que llegaba la hora de reponer al extraviado, todas las cajitas y productos nuevos en el mostrador me llamaban la atención, y yo pensando “y si en vez de comprar el rímel de siempre compro éste otro, más bonito, dice cosas muy novedosas, es dorado…qué bonito el cepillito!…pero es más caro… pero ¿y si es más nuevo?”.

Y lo hice. Compré una nueva mascara, de muy bonita presentación y las arañas,  y mis pestañas no más no: me tiran el enchinado que tanto me cuesta, se bajan las pestañas, no agregan volumen ni las alargan, y me costó como 70% más de lo que me costaba la que ya conozco, la que siempre me ha funcionado, la Colossal Waterproof de Maybeline, mi favorita, que me las mantiene todo el día, no las tira, y les da un volumen mayor en un par de pasadas solamente. Ahora tendré que esperar y mientras me deshago de la otra, que por más oportunidades que le doy, no más no me sirve ni me convence.

Pero mi descubrimiento más sorprendente durante mi travesía en la reposición de mis artilugios, fue la BB Cream de Garnier.

Tenía que reponer mi base, mi humectante, mi protector solar, mi crema perfeccionadora y mi protectora. Llamó mi atención todas las promesas que da el empaque de cualquier BB Cream (Blemish Balm), y comparando precios, ésta da el doble de producto por la mitad del precio de las de la competencia, así que pensé “cuesta la mitad que la base, pues igual y me sirve como hidratante con color mientras me compro todas mis cremitas”. ¡Oh, qué equivocada estaba!

Una BB Cream, para aquellas que estábamos aferradas a los productos más clásicos, es un producto todo en uno que promete ser un serum, un humectante, primer, base y protector solar.

Costando la mitad de lo que me costaría una crema hidratante, no había mucho qué perder, como perdí con el rímel. Y lo compré.

¡OH-MY-MY!!!

Resulta que la textura es muy suave y ligera, y al usarla me llevé el susto de la vida: desvanece ligeras arruguillas, hace uniforme el tono de piel, corrige imperfecciones, la piel se ve más brillante, luminosa, saludable, uniforme, y encima se siente hidratada y suave ¡sin verte maquillada!

Siendo una crema, no un maquillaje, puede utilizarse sola: la primera vez que la usé la usé de ésa forma, como si fuese crema hidratante (con color y correctora), un poco de labial y me lancé al parque con los niños, sin más productos encima.

Luego la utilicé con polvos translúcidos y maquillaje completo para salir de party weekend, y me veía como si me hubiera maquillado profesionalmente.

Cabe recalcar que mi tipo de piel es bastante bizarro: es una mezcla de piel normal en las mejillas, con piel grasa en frente y barbilla, pero reseca en la base de la nariz, entrecejo y base del cuero cabelludo (¿qué es eso????). Pues bien, tenía que usar hidratante y base en ojos y mejillas, astringente en zona T, y crema hipoalergénica ultrahumectante en entrecejo y frente, donde no podía usar base ni astringente…o sea,….¿qué????

Pues ésta crema resolvió todos mis problemas en un solo paso, así que tengo que recomendarla ampliamente, tal vez las otras marcas sean igual de buenas, y según los reviews que dan en las páginas de éstas cremas no hay diferencias marcadas a favor o en contra, pero ninguna puede combatir el precio.

Así que me he ahorré un dinerillo, y bastante espacio, pues con 1 producto casi casi milagroso, obtuve los resultados de 5 distintos productos básicos en mi arsenal personal.

¿Sabes cuánto tiempo puede un producto así ahorrarme teniendo tantas actividades que hacer? Por fin voy a verme arreglada sin tener que reacomodar mi tiempo en las mañanas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario