12 feb. 2016

Los años no pasan de balde

Cada año nuestro metabolismo se hace más lento, eso no es secreto ni invento. Cada año mantenerse sano requiere mayor esfuerzo, la salud física y espiritual requieren de atención DIARIA para mantenerse, sólo hay 2 caminos: mejorar o empeorar, no es como "ya logré X meta, ya no necesito hacer nada".

Así como cada día para crecer espiritualmente requerimos CADA DÍA nutrirnos de la Palabra y ejercitarnos en la oración, para mantener la salud física tenemos que ser constantes:  nutrirnos con alimentos frescos y saludables, muchos vegetales, frutas, nueces, cereales, y ejercitarnos -caminar, trotar, nadar, etc. Pero con los años, 20 o 30 minutos quizá ya no basten..



Hace 3 años logré romper el plateu de mi peso, y llegar a 48.5 kilos (excelentes para mi estatura de 1.52), pero los malos hábitos, principalmente los inviernos descontrolados y las desveladas, aunados a la pereza, me hicieron retroceder, y nuevamente volver a estancarme en los 54 y alrededor (de 53.6 a 54.3).

El peso no es problema cuando estás fuerte y musculos@, el problema es el desgano, la falta de vitalidad, el constante cansancio, y otros tantos más síntomas metabólicos, como caída de cabello, pérdida de fuerza en las uñas, periodos dolorosos, sequedad en la piel, etc. Para mí, esos son indicativos más importantes y preocupantes que el número en la báscula. 

Así que, durante enero procuré portarme bien al comer, y hacer al menos 30 minutos de ejercicio al día, pero no obtuve resultados.
Éste lunes modifiqué mi plan de ataque, y apenas 4 días después, estoy empezando a sentir algunos ligeros, pero importantes, cambios.

Cambie mi ejercicio de 30 minutos de caminata o aeróbicos de bajo impacto, por una corta rutina de zumba seguida por una rutina de alrededor de 40 minutos de mis videos de Supreme 90 Day (muscle confusion), y estoy comenzando a limitar mis horas de alimentos, no mis alimentos que ya eran buenos y saludables, pero voy a cortar tanto snack nocturno, cenando antes de las 8 y desayunando despues de entrenar, a éso de las 10 am, lo que me da 14 horas de ayuno y 10 de ventana de alimentación, que es un método llamado "intermittent fastin", el cual proclama que ése espacio de ayuno permite al cuerpo recuperarse y supuestamente utilizar las reservas de grasa del cuerpo al entrenar. Las arañas, no sé, pero al menos no estoy ya como rata comiendo todo el día Y toda la noche hasta medianoche. Además, compré multivitaminas y estoy tomando una diariamente.



Ok, no sé a qué se deba en sí, pero en estos pocos días, al menos me ha regresado un poco la energía, estoy menos irritable y menos hambrienta, y lo mejor es que estoy durmiendo sin ayudas, de 11 p.m. a 6 a.m. 

Tengo mucha confianza en los dvds de Supreme 90, me dieron muy buenos resultados en el pasado, y espero me vuelvan a quedar bien ésta vez. Compré un mini trampolín por amazon, deberá estar llegando el martes de la próxima semana (16 de febrero), y voy a emplearlo un ratito por las tardes, ya que el beneficio principal de éste ejercicio está en que estimula el drenaje linfático de forma natural y el buen funcionamiento de la glándula tiroidea, por lo que el metabolismo se acelera y se activa el metabolismo a nivel celular, utilizando la glucosa de forma óptima, eliminando toxinas, etc.
En resumen: comencé éste lunes (8 de febrero) haciendo 20+ minutos de baile (zumba) y alrededor de 40 de ejercicios musculares, tomando una multivitamina diaria, y llevando una alimentación saludable limitada a 10 horas {entre las 10 y las 20 horas del día}, tomando mucha agua, nada de refrescos ni alimentos procesados comerciales. Mi peso inicial: 54 kilos y mis medidas básicas son 90.5-72-92

Ya veremos el día 30 qué tal funciona este plan. See you!

No hay comentarios:

Publicar un comentario