6 mar. 2016

La verdad sea dicha…

Debo confesar algo: no me gustan tanto los fines de semana. Están bien, pero a veces siento que disfruto más los días de entre semana: soy muy dada a la rutina, a disfrutar las cosas programadas, a los horarios estrictos, mi ejercicio, mis desayunos ligeros, mis labores, mis clases, … y aunque sé que el descanso es necesario para recargar pilas, no dejan de hacerme sentir como que soy improductiva esos días en que no estoy haciendo lo que hago de lunes a viernes.

Los domingos, particularmente, ni siquiera preparo comida. Antes, hace unas semanas apenas, comíamos fuera ése día de cajón, pero los restaurantes suelen estar muy llenos y los precios son más altos, así que decidimos pasar ese día de Cheat Meal al miércoles, metido en los días en que me ejercito más, y ahora los domingos son de comer lo que quedó de la semana… pero siento que me deprime el levantarme y estar encerrada comiendo recalentado… es como un dilema de primer mundo, lo sé, pero bueno, ya lo solté.


Resumen del Reto de Marzo:

Desayuno: Cereal de fibra con fresas y coco

20160306100904169

Comida: ensalada de coditos, con galletitas saladas y sus respectivos chilitos

20160306134739812

Snacks: tartaletilla de fruta en Walmart, y como media bolsa de cacahuates japoneses

2016030617162676120160306174556334

Cena: nada, con los cacahuates y las probaditas de walmart me llené

Ejercicio: día libre

No sé cuantas calorías, porque los domingos, ¿quién las cuenta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario