30 mar. 2016

Resultados del reto de marzo, ¿se puede o no?

Oficialmente no ha terminado marzo, pero comencé 1 día antes (29 de febrero), así que extraoficialmente lo doy por concluido. ¿Alguien recuerda de qué se trató? Ok, en resumen, se trataba de agregar un promedio de 1 hora de ejercicio al día, 5 días a la semana, y comer de forma balanceada y deliciosa.

Marzo no fue un mes sencillo porque hubo cumpleaños, celebraciones, vacaciones, semana santa y otras actividades que servían de pretexto para comer y abusar de la comida –como suele hacerse en diciembre-, sólo que esta vez procuré permitirme comer estos manjares de forma moderada y equilibrarlos comiendo muchas cosas nutritivas, como ensaladas, licuados y smoothies. ¿El resultado?

Comencé en 53.1 kilos, y un porcentaje de grasa de 27.7% y mis números hoy fueron: 52.2 kilos, y un porcentaje de grasa de 25.3%

2016022908362100020160330091127000

YEY!!!!! *fanfarrias*. No es una gran diferencia, aparentemente, pero tomando en cuenta de que no hubo sacrificio, es bastante decente, además que es un pasito lento, pero seguro.

Para recordar, éste mes comí: tamales, repostería varias veces (de zanahoria, brownies, galletas, chocoflan, cheesecake, pastel alemán, pan de elote entre otros), sushi, comida china, un mctrío con sus respectivas papas, pizza varias veces, hot dogs, chili dogs, cacahuates, nieves, papitas con crema y salsa, hamburguesas callejeras con su papa asada, y lo mejor: mi plato de pescado empanizado con aros de cebolla y cocktail de camarones, con todos los toppings y botanas que se atravesaban. ¿Te suena a dieta? No, no lo es, es solo saber que nada está prohibido, pero no abusar de ésta concesión, sino ser moderada en las porciones de comidas “engordantes” y comer bastantes vegetalitos y frutitas y buenos cereales, grasas y proteínas  el resto del tiempo.

Uno de mis sueños guajiros desde que tenía alrededor de 17 años era formar un cuerpo saludable al estilo fitness, y medio lo empezaba a lograr, y mi desordenado estilo de vida me lo impedía, pero ahora que mis hijos ya están más grandecitos y no requieren biberones y pañales, y que tengo un estilo de vida más disciplinado me pregunto, ¿será que aún se puede, a mi edad?

Para llegar a una meta como ésa se requiere básicamente disciplina, y un plan bien estructurado:  no se trata de grandes recursos, sino de muchas ganas de llegar y tener una hora al día para invertir en buenas rutinas de ejercicio. Mis entrenamientos para los maratones requirieron más inversión de tiempo y dinero (tenis especiales, ropa dry-fit, gorras, bebidas hidratantes, geles, bloqueadores solares, gadgets, y muchas horas de entreno para correr hasta 4 horas al día durante los entrenos).

Ok, me voy a aventurar! Las próximas 6 semanas pienso construir el fundamente físico – pre acondicionamiento-, y entonces si, me aviento las 12 semanas oficiales de entreno de pesas. Lo más probables es que aquí ya no siga posteando mis avances y aventuras, tal vez si, pero supongo que en youtube puedo estar compartiendo actualizaciones sobre mis entrenos y alimentos, que seguirán siendo similares a los que han visto, solo que no tan extremos.

Y me despido por ahora, luego les compartiré más asuntos familiares y asi. Bye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario