24 abr. 2011

Nuestra Santa Semana

Siempre es divertido aprovechar los días libres, pero en el caso de la semana santa y la navidad no me imagino sentirme bien sin pasar un momento meditando en lo que ésas fechas simbolizan.

Hace tiempo escuché y comprobé que no son los lugares ni las otras personas las que hacen que un lugar sea santo, sino la actitud que nosotros tengamos al estar ahí. Es por eso que el pasado jueves fuimos a la Iglesia Metodista Príncipe de Paz, a recordar la última pascua: aquella en la que Jesús cenó con sus discípulos, previo a su muerte, y que instituyó en ése momento una nueva ordenanza para los creyentes: la cena del Señor, ésa que se celebra para conmemorar que él es el nuevo Cordero sacrificial, y que se debe repetir hasta su regreso.

Fue un servicio muy emotivo, el pastor Elías dio un mensaje muy preciso sobre el verdadero cristianismo: no el de palabra y etiqueta, sino el que ejemplificó el mismo Cristo, cuando siendo Hijo de Dios lavó los pies de sus discípulos, aun los de aquel que sabía que lo traicionaba. La muerte de Jesús en la cruz fue triste y cruel, pero la sufrió por amor, para que el más miserable y pecador de los hombres pueda saber que él tomó su lugar y creer en él, y alcanzar misericordia y salvación.

Luego, celebramos la Cena del Señor, y me habían invitado a tener una participación especial, aunque yo no sabía que sería en éste momento, hasta sentí cosquillitas en el estómago por la solemnidad del ambiente.
Y aquí tengo el video, que cuando lo vi dije: “porqué está tan mal tomado éste video?”, y al final me pregunté: “y porqué se oye esa vocecita?” y después me enteré de que lo filmó Angela Sorpresa, entonces se me hace bastante aceptable tomando en cuenta que es una niña que acaba de cumplir los 4 años.






Luego, el viernes santo fuimos a la Iglesia Bautista de la Martinez con mis papás, donde pasaron una película llamada “El Infierno”, que a pesar de ser bastante antigüita, sigue siendo impactante por las imágenes tan crudas, y aun así, no creo que se acerquen ni tantito a la realidad, la de los que rechazan a Dios y su regalo de Vida.

Pie de Nota: ésta entrada comencé a escribirla desde el viernes, y cuando estaba subiendo el video se me apagó la computadora (estaba conectada, o sea, ni al caso); el sábado la señal de internet era tan baja, que nunca subió el video, y el domingo se reiniciaba y reiniciaba el Live Writer cuando le picaba a publicar, traté de hacer copy/paste en blogger directo, y no se copiaba ni directo, ni con CTRL+C. Muy extraño, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario